Víctor Küppers: “La pasión y el entusiasmo contagian emociones”

ENTREVISTA A VICTOR KÜPPERS

En este post, queremos que conozcáis a Victor Küppers, un profesional de la psicología positiva, y también una gran persona. 

Para los que no te conocen, ¿nos cuentas cómo un niño nacido en Eindhoven acabó viviendo en Camprodón?

Yo vine a España arrastrado por mis padres, era menor… no tenía ni voz ni voto. He vivido muchos años en Barcelona y, desde hace unos cuantos, años trabajo en Barcelona y Madrid constantemente viajando. Obviamente, uno acaba agotado y estresado. 

Yo soy como las vacas y necesito verde, me pasé 8 meses buscando un pueblo que cumpliera una serie de requisitos y tardé 8 meses en encontrar Camprodón. Creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Vivir en Camprodón me ayuda a estar más tranquilo, más relajado, ver árboles, ver vacas… Creo que el contacto con la naturaleza es terapéutico.

Corriendo los tiempos que corren, la primera pregunta es casi obligatoria: ¿Cómo afronta Victor Küppers esta crisis? ¿Y cómo recomiendas a la gente afrontarla?

¡Yo lo afronto como puedo! (risas). He tenido momentos de bajón, momentos de dudas, momentos de pensar que se iba todo al garete… Soy un poco de extremos y he tenido momentos de euforia, pero lo afronto intentando centrarme en lo que que puedo controlar y perdiendo poco el tiempo porque al principio perdí mucho informándome en las noticias, buscando en internet… Y ahora me doy cuenta que no estoy para perder el tiempo con cosas que no puedo controlar.

Al final las cosas serán como tienen que ser, la mejor forma de afrontarlo para mí es intentando ser positivo; si no, tendría ganas de mandarlo todo a “freír espárragos” más aún sabiendo en manos de quien estamos. Cuando ves en manos de quién estamos dices “No saldremos de esta…”. Pero lo intento llevar con filosofía, intento obligarme a ser positivo y estar siempre con la familia, disfrutar de la naturaleza, estar con mi perro, escuchar música y poco Barça porque es un desastre.

En la actualidad, sueles trabajar como coach, formador, conferenciante y profesor en la UAB. Pero, ¿cómo te definirías tú?

Coach no soy, un coach es un trabajo más importante que el mío, yo solo hago conferencias… Y yo me definiría como una persona muy normal que siempre ha leído libros de cómo ser positivo e ir con una mejor actitud por la vida . A veces me da miedo porque la imagen que algunos proyectan de ti es como si fueras un crack. Soy muy básico y sencillo. Es una pregunta muy difícil de responder.

Y en lo personal, ¿podemos conocer un poco más al Victor que hay detrás de los mensajes que transmites? ¿Cómo eres cuando no estás sobre el escenario o el atril?

Soy siempre igual pero más tranquilo, lo que no me gusta de mi trabajo es que gano visibilidad y autoridad mientras que a mí me gusta la discreción y yo soy muy feliz cuando ando desapercibido. Me gusta jugar al tenis, pasear en bicicleta, caminar por la montaña, ir con mi familia, salir con mis cuatro amigos, escuchar música, leer… y los espaguetis. ¡Me encantan los espaguetis! (risas).

Tu conferencia “Vivir con entusiasmo” tiene como objetivo motivar y ayudar a los participantes, ¿está la situación actual poniéndolo difícil o, al contrario, ahora tu conferencia tiene más sentido que nunca?

Yo creo que antes daba una conferencia a personas que no tenían motivos para enfadarse ni quejarse. Porque los problemas que podía tener una persona que iba a trabajar, son bastante menores (si lo ponemos en contexto). Casi todas las personas que trabajan en una empresa, tienen un sueldo más que digno, beneficios sociales, tiene cierta seguridad, pueden hacer una vida más o menos acomodada… Entonces, mi trabajo era ir a decirles a unos “privilegiados” que se dieran cuenta de que somos unos “privilegiados”, que en la vida hay dramas y que sólo cuando tienes un drama tienes el derecho a no estar contento.

Sin embargo, ahora la gente tiene muchos motivos para perder el ánimo y esta situación me ha obligado a replantear el contenido de las sesiones y enfocarlas de una manera un poquito diferente. Pero la verdad es que no encuentro las palabras para trasladar el ánimo y la ilusión, las busco y no las encuentro. He estado tan frustrado por no poder encontrar las palabras correctas, que hasta he llegado a pensar que mis sesiones no sirven para nada.

También das conferencias para ayudar a mejorar las habilidades comerciales, ¿son éstos tiempos difíciles o podemos sacar cosas positivas (comercialmente hablando) de esta situación?

Yo no creo que las crisis sean oportunidades. Para algunos podría ser una oportunidad, pero para muchos es una ”putada”. Son tiempos difíciles y tenemos que sacar cosas positivas, no es una dicotomía. El problema en las áreas comerciales es que nosotros pensamos que nuestro trabajo es de labia y ser extrovertido, pero no es así. Lo nuestro es una profesión, tiene técnicas, metodología, requiere estudios y mucha preparación.

Siempre dices que “las dos palabras más importantes para ti son pasión y entusiasmo”, ¿esto por qué es así?

Porque alguien que va por la vida con pasión y entusiasmo va contagiando emociones que movilizan lo mejor de cada uno. Por eso son mis dos favoritas.

“No soy un sabio, pero leo a los sabios” es una frase que también sueles decir mucho. ¿A qué sabios lees? ¿Qué libros consideras imprescindibles para cualquier persona?

Leo a los clásicos porque expertos en el tema tampoco existen muchos. Los más interesantes son Tal Ben-Shahar, Martin Seligman, Barbara Fredrickson, Luis Rojas Marcos… Pero hay libros como los de Stephen Covey, el cual no está considerado dentro de la psicología positiva porque no existía en su momento, pero tiene un libro fabuloso que se llama “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Él es el mejor autor que he leído nunca en temas de desarrollo personal. Los libros de la madre Teresa de Calcuta también me han impactado mucho y luego la biografía de Messi.

Para terminar, es por todos sabido que eres fan de Messi, ¿qué le dirías ahora mismo para ayudarle?

Le diría “¡no te muevas!”. Si ya estamos en estado de depresión, como se vaya Messi estaremos en un estado catatónico. Es la última ilusión que nos queda. Espero que no se vaya. Yo soy fan de Messi pero no a nivel futbolístico sino de él como persona, ya que me parece muy admirable en muchos sentidos y por muchos motivos, no solo por cómo le pega a la pelota.

Victor, muchas gracias por contestar nuestras preguntas y dedicarnos este ratito de tu tiempo. Un abrazo.

Solicita información

Rellena el formulario

Ir arriba